En la festividad de los Reyes Magos, quisieron Sus Majestades que naciera este nuevo espacio que hemos venido a llamar “De Cabeza”. Un blog en el que se ha empeñado mi muy querida Raquel. Sin su magia, os lo aseguro, esto no sería posible. Es más, no tendría sentido.

Nace hoy un nuevo proyecto que me trae de cabeza. Quizá, hoy más necesario para mí que nunca. Un espacio que nace con un único fin. Volver a traer a mi vida la magia de la palabra. Porque una vida sin palabra es un sinsentido. Porque una vida sin palabra es gris. Porque una vida sin palabra es yerma. Porque la palabra es un puto regalo, y por mucho más, utilizaré este espacio para escupir letras, para vomitar palabras, incluso sin sentido, para arrojarlas a quienes de vosotros, amig@s mí@s, queráis leerlas y acompañarme en esta pequeña travesía que iniciamos hoy.

Muchos y muchas de vosotras ya me conocéis y me seguisteis en aquel pequeño espacio interior al que os asomabais de vez en cuando, en myspace. Para otr@s será la primera vez que tengáis ocasión de acercaros un poquito más a mí –fuera de la barra de un bar, quiero decir-. Sueño con un blog de tod@s, que se convierta en  un espacio para la reflexión, para el debate, para la sana discusión… Un ágora en el que tenga cabida cualquier tema que nos interese, por estúpido que nos parezca. Para expresar, en definitiva, todo lo que nos venga a la cabeza. Y tod@s, estáis invitados.

 ¿Me acompañáis?