Según la Asociación Española contra el Cáncer, en España, se diagnostican alrededor de 22.000 cánceres de mama al año. El cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres occidentales. Las posibilidades de curación en los cánceres que se detectan en su etapa inicial son prácticamente del cien por cien. De ahí, la importancia del diagnóstico precoz y de la investigación.

Hace poco, hablaba con una buena amiga. Con una de esas luchadoras anónimas que se han tenido que enfrentar al cáncer de mama. “Nunca he sentido que iba a morir –me contaba- pero he sufrido muchísimo”. Los efectos secundarios de los tratamientos fueron devastadores. Cada día, una lucha. Nuevos hábitos, nuevas rutinas. Nuevas formas de afrontar la vida. Las huellas del dolor. Noches en vela. Desgarradoras lágrimas tras la batalla. Y, sin embargo, “nunca sentí miedo a morir”, me decía. Mirarse al espejo, un acto consciente, que la arrojaba a su nueva realidad. Corazón inquieto, agitado, asustado… Y más lágrimas. Mi amiga, como otras tantas, se refugia en sus seres queridos. En las caricias, en los gestos, en las sonrisas. Pero nada ni nadie puede aliviar el dolor. Sin embargo, mi amiga nunca sintió miedo a morir. Sus palabras, como un eco, resuenan en mi alma. Gracias  por este golpe de realidad, amiga mía.

CARTEL-2-4-CARRERA-MUJER-22-ABR-2013-205x300Pude oír el relato desgarrador de esta mujer anónima, de esta gladiadora, de esta luchadora que ya se sabe victoriosa en esta batalla atroz. Nunca sintió que le faltaran las fuerzas y no cejó en la lucha. Como esas otras 22.000 mujeres que, solo en España, día a día se enfrentan a esta enfermedad, y que con su puño y letra escriben la particular historia de sus vidas.

Como cada año, desde hace cuatro, el próximo  9 de junio, nos sumaremos a la carrera de la mujer de Granada, y correremos esos “Otros cinco kilómetros solidarios”. Participaremos en esa espectacular fiesta, y nos dejaremos arrollar por la marea rosa… Y este año, lo haremos por mi amiga, y por todas esas enfermedades con rostro de mujer.

Porque el cáncer de mama, como cualquier otro tumor, es nuestra causa. La de todos. Alcemos los puños y mantengamos la lucha. Que el cáncer de mama es la causa de Gobiernos y ciudadanía. Sumémonos a estos cinco kilómetros solidarios y aun cuando nos falte el aliento sigamos clamando para que nada ni nadie recorte en fondos para la investigación, para los diagnósticos precoces ni para los tratamientos.

Y es que, como les contaba en “Contigo un paso más…”, en la carrera de la mujer no falta solidaridad que corre por las piernas.

¡Vamos, mujer! ¡Vamos, Granada!